La Fundación CajaCanarias homenajea a la Escuela de Fútbol Sala Adaptada del Iberia Toscal tras su subcampeonato nacional

El proyecto formativo destinado a deportistas con discapacidad intelectual es una de las importantes iniciativas que apoya la Fundación, a través de su Convocatoria de Ayudas a Proyectos Deportivos

La Escuela de Fútbol Sala para personas con discapacidad intelectual, puesta en marcha por el Club Iberia Toscal hace dos años, ha conseguido proclamarse subcampeón de España de Segunda División en fechas recientes, un logro que confirma su ascenso a la máxima categoría y que refrenda la excelente labor desarrollada por la entidad tinerfeña. Por este motivo la plantilla, directivos y familiares de la Escuela han visitado las instalaciones de la Fundación CajaCanarias para agradecer el apoyo que, desde sus inicios, le ha brindado a través de la Convocatoria de Ayudas a Proyectos Deportivos que anualmente desarrolla.

Alberto Delgado y Natalia Aznárez, presidente y directora de la Fundación CajaCanarias, respectivamente, recibieron ayer en el Espacio Cultural de la capital tinerfeña a los integrantes de la Escuela para conocer de primera mano lo acontecido en Algeciras durante el desarrollo del Campeonato de España, organizado por la Federación Española de Deportes para Personas con discapacidad intelectual (FEDDI) y en el que el Iberia Toscal alcanzó la gran final contando todos sus encuentros por victorias, y cediendo únicamente en la tanda de penaltis el título de la categoría, que levantó el No Hay Límite de Yecla (Murcia). Asimismo, los jugadores quisieron materializar el agradecimiento a la Fundación CajaCanarias compartiendo el trofeo obtenido, así como obsequiando a la entidad con una imagen encuadernada del histórico momento, así como una camiseta firmada por todos los integrantes del plantel.

La Escuela de Fútbol Sala del Iberia Toscal promueve fomentar la práctica del deporte en el municipio de Santa Cruz de Tenerife entre personas con discapacidad intelectual sin olvidar la tecnificación y mejora a nivel técnico, táctico y disciplinario en el ámbito del fútbol sala, potenciando los valores humanos que fomentan la práctica deportiva. El proyecto pretende dar cabida a chicas y chicos mayores de 16 años con discapacidad intelectual y la actividad está supervisada por un trabajador social y un graduado en ciencias del deporte. Esta escuela de fútbol sala también tiene repercusión directa sobre las familias de los miembros de esta actividad ya que se pretende ayudar a cubrir necesidades de sus miembros y sus familias, asegurándoles la práctica deportiva así como un asesoramiento deportivo, individual y personal.